Seleccionar página

Desde hace años hemos apostado todo nuestro negocio al turismo y al sector servicios.

Ahora que nos encontramos con una pandemia, descubrimos que no fabricamos ningún tipo de producto de protección y que eso ha costado miles de vidas. Parece evidente que si hubieramos tenido materiales de protección las cosas tendrían otro desarrollo y no seguiríamos esperando por los famosos test, con los que hemos sido el hazmereir mundial. Además de descubrir que Europa no existe y que cada país va a lo suyo. Por lo menos tenemos industria farmacéutica y puede que sea una ventaja el día que exista una vacuna.

Cuando todo esto termine seremos mucho más pobres y no veremos la posibilidad de volver al top 10 ni con microscopio. Si lo fiamos todo al turismo y el turismo este año desaparece, no hace falta ser un lince para hacer análisis. Los países más grandes económicamente, ejemplo de Alemania, han conservado industria y ahora han resuelto este conflicto con evidente ventaja sobre nosotros. Por eso se abre un abanico de oportunidades para emprender en España, a sabiendas de que va a ser costoso económicamente iniciar actividades nuevas, pero con la posibilidad real de que no sea obligatorio que todo se fabrique en China, que es lo que sucede cuando se eliminan aranceles y se ponen todos los inconvenientes a los productores locales. Esperemos que los que se mantuvieron vivos haciendo reconversiones para hacer frente a la producción china, con diferentes condiciones para los trabajadores, y que ahora encuentran una oportunidad fabricando material sanitario no sean olvidados cuando todo esto termine.

Ante un problema global la única forma de disponer de material es si tenemos una industria local. Y aunque esto lo digo por España, sirve igualmente si ampliamos el espectro y pensamos en Europa, que tampoco es autosuficiente. Depender en los asuntos de salud de un tercero es demasiado arriesgado. Y si ese tercero es China…

Ciertamente, tampoco podemos echar toda la culpa a la ausencia de industria propia (teniendo en cuenta que Portugal y Grecia tampoco la tienen) concluímos que alguien tiene que ser responsable de que nos hayamos convertido en los campeones del mundo en muertos por cada millón de habitantes. Nos ha pillado la peor crisis con el peor gobierno que podíamos tener. Como esto no tiene que parar creo que es un buen momento para acondicionar alguna otra industria decadente, o crear nuevas, para fabricar materiales sanitarios en nuestro país.

Venga, a trabajar. ¿Alguien puede fabricar mascarillas transparentes que nos podamos conocer por la calle?