Seleccionar página

Un confinamiento nuevo a estas alturas significará una estocada mortal a la economía. En un mes hemos sido capaces de demostrar que cuando nos obligan a algo obedecemos como borregos y cuando nos recomiendan algo, ahí aparece la vena egoísta y podemos ir de fiesta en fiesta ignorando que cuando volvemos a casa estamos poniendo en juego la vida de nuestros mayores. Soportamos una cifra de tontos insostenible.

Por lo que a los negocios corresponde, parar otra vez va a tener unas consecuencias difícilmente cuantificable. No quiero culpar a los hosteleros aunque por ahí nacen la mayoría de los brotes. Los culpables somos los usuarios que no respetamos ni los tiempos para la limpieza. Pero dejando aparte los brotes en mataderos o servicios relacionados con el frío, también se debe decir que no se ha detectado ningún brote relacionado con cines, teatros, etc. A cada uno lo suyo. Dicho esto parece evidente que si se respetan las normas podemos salir adelante hasta que haya una vacuna,

Si ya se han destruido 153.000 negocios, es de suponer que otros muchos han quedado en la cuerda floja. Otro zarpazo de cuarentena va a dejar mucho cotizante fuera. No hay cifras fiables de cuántos negocios están digitalizándose y cambiando estrategias de venta. Espero que sean más de lo que parece. Y si no pues más posibilidades para los que están haciendo los esfuerzos por adaptarse a los tiempos.

Cuidaros mucho.